martes, 9 de diciembre de 2014

Alimentación complementaria

A partir de los 6 meses toca ir introduciendo poco a poco nuevos alimentos en la dieta del bebé. 


Como la peque dormía muy pocas horas del tirón y yo estaba agotada, la enfermera nos sugirió empezar con los cereales. Creo que debía faltar una semana para llegar a los 6 meses. Y la verdad es que en nuestro caso funcionó. Empezó a dormir más horas y a despetarse menos, aunque me dijeron que no siempre es así.



  • Cereales sin gluten: empezamos con una toma en la cena. La primera semana en el biberón y después empezamos con la cuchara. Al principio era muy cómico, no sabía que tenía que hacer con la cuchara y la mamaba. Se comía unos 60-90 ml de leche con cereales y si tenía más hambre, hacia las 23h le daba un biberón.
  • Fruta: a partir de los 6 meses en la comida. Empezamos con la pera chafada. Me lo tomé con calma y estuve así una semana. Después seguimos con la manzana triturada, y después introdujimos el plátano. Lo último fue la mandarina y la naranja. Dejando pasar 4 días para ver intolerancias. Al cumplir 7 meses le mezclaba todas las frutas, pero al final lo que hago es darle solo mezcla de 2 para que vaya reconociendo sabores y no sea un pupurri de cosas. No le gustan nada los trocitos, le dan arcadas. Pero ella se lo come.
  • Verduras: cuando empezamos ya casi tenía 7 meses en la hora de comer. Empecé con papilla de judías verdes, patata y zanahoria. Al cabo de unos días introduje la calabaza en lugar de la zanahoria y le empecé a mezclar pollo. Más tarde introduje la cebolla y el puerro. Las verduras y la carne lo cocino al vapor y después se lo doy triturado con una cucharada de aceite de oliva. Es la comida que más le gusta. Al introducir la verdura, pasamos la fruta a la tarde.
  • Carne: introduje el pollo con la verdura a los 7 meses, y a partir de los 7 y medio la ternera. La fui alternando con el pollo. Le gusta igual.
  • Leche de continuación: le doy siempre que pide. Creo que debe tomar unos 4 o 5 biberones al día, unos 500 ml de leche. 
  • Crema de arroz: algunas noches, en vez de darle cereales sin gluten le doy sólo crema de arroz. He descubierto una crema biológica de la marca Hipp que le gusta bastante.
  • Cereales con gluten: hemos empezado casi a los 8 meses. Porque hay que dejar dos semanas después de introducir la ternera para valorar intolerancias. Le gustan muy poco.
  • Agua: sólo le doy un poquito a la hora de comer con la papilla de verduras.

El tema de los potitos no hay nada que hacer: los odia. Es que no se come ni dos cucharadas, da igual de lo que sea y de la marca que sea. Ni Hip ni Hero ni Nestle.... Así que si salimos, me llevo la papilla preparada y ya está.

Sobre el tema de darle trozos y que ella los coja y se  los coma....me da miedo. Creo que compraré una red para empezar a probar con trozos. Pero es un tema que me da respeto.

Con los cereales, lo he hablado con la enfermera, porque no le gustan nada. No ha tenido mala reacción a ningún alimento, pero los cereales no le gustan. Así que me ha sugerido darle sémola de arroz, sémola de maiz, o arroz hervido y triturado con el caldo de verduras. También se puede añadir pasta o pan y triturarlo. Todo esto son cereales con y sin gluten, y no están tan procesados como las clásicas papillas que compramos preparadas.

La Peque no come mucha cantidad. Come raciones pequeñas y bebé mucha leche. Es ella la que pide, o la que dice que no cuando ya no quiere más.  La única comida en la que si que pide más volumen es con las verduras y la carne. Pero los cereales y la fruta, prefiere poca cantidad, y después pide leche. Hasta que no le doy leche, no se calla!!!!

La enfermera me dijo que con dos biberones al día basta. Pero a mi me pide más...y yo he decidido no agobiarla y seguir dandole más leche si la pide. 

Y vosotras, qué tal con la introducción de nuevos alimentos???

8 meses

Y llegó el día en el que dijo: mamá!!!


La peque lleva tiempo diciendo papá. No tengo muy claro si sabe lo que dice, pero el caso es que mira a su padre cuando yo le digo: papa. Y sonríe. Pero llegó un día que dijo: mamaaaaaaaaaaa (estaba cabreada). Y me quedé congelada, de emoción. Me ha llamado mamá, es como si te cayeras de un árbol. Que si, que tengo muy claro que soy mamá, pero eso de que te llamen mamá, te mueve por dentro.

La Peque sigue con sus avances, y yo encantadísima de la vida. Feliz. Os cuento nuestros últimos avances:

- Dice claramente papa, y alguna vez mama.
- Hace palmitas fuertes, de esas que resuenan.
- Sabe chocar los 5 y se parte. Le encanta. Se puede pasar la tarde así.
- Sabe hacer los 5 lobitos.
- Intenta cantar, pero sólo le sale una paaaaaaa paaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaa
- No gatea ni se sienta sóla. Intenta levantar el culete, pero nada más.
- Repta por todo el comedor.
- Coge los cables, atención peligro!!!!
- El mando a distancia sigue siendo su mejor amigo
- Ya no mama. Algún dia me pide teta,  y le doy, pero igual es cada 2 o 3 días. Sobre todo para dormir la siesta.
- Duerme en la cama de papá y mamá. Del tirón.
- Aprieta fuerte los sonajeros que hacen ruiditos.
- Sigue extrañando mucho, no le gusta que se le acerquen de forma brusca los desconocidos. Es muy sentida.
- Ya pesa casi 9kg, y no tengo ni idea de cuanto mide...

Tiene enamorados a sus abuelos. Están tontos perdidos con la nena, nunca vi una cosa igual, qué forma de babear. Y nosotros encantados, es una epoca preciosa, es tan cariñosita y simpática, ains.




viernes, 5 de diciembre de 2014

Dormir sin lágrimas

Gran libro para entender porqué es mejor no 'hacerle un Estivill' a tu bebé

Nuestra peque no tiene problemas para dormir. Pero hace unos días quedé con unos amigos que han sido papás hace unos 6 meses y a ellos si que les inquieta el tema del sueño. 




Esta pareja y su bebé han colechado hasta ahora y están con lactancia materna. La lactancia funciona super bien en su caso y el bebé hace lo que hacen la mayoría, se despierta bastante por las noches. Este tema inquieta mucho a la mamá, que no lo ve normal. Y como no lo ve normal me confesó: 'le voy a hacer un estivill'. La frase resulta rara, 'hacer un estivill'. Me quedé muy sorprendida porque a mi parecer todo marcha perfectamente. Yo lo he pasado, la peque ha habido meses que se despertaba mucho, y poco hemos podido hacer, más que seguir su ritmo y ya está. Si tiene hambre pues a darle de comer, y si simplemente se ha despertado, ayudarla a dormirse otra vez. Más allá de eso, todo bien.

Yo estoy muy a gusto con nuestra situación actual. Preferiria que el biberón de las 6 am fuera pecho, pero que le vamos a hacer. Lo hemos luchado mucho tiempo y hemos llegado hasta aquí. Pero para quitarme el run-run me compré el libro de Rosa Jové ' Dormir sin lágrimas'. Y me he quedado mucho más tranquila.

Rosa Jové deja muy claro que hay que entender que el sueño es un proceso evolutivo, y que eso implica que los niños o bebés no duermen como los adultos. El sueño de todo ser humano pasa por unos estadios y ciclos que son diferentes si eres adulto a si eres un bebé. También nos dice que todo bebé nace sabiendo dormir, que no hay que enseñarles nada, sólo atenderles. Explica porqué se despiertan más, porque les cuesta más dormir, situaciones que són completamente normales. Seguidamente hay un par de  capítulos donde explica cómo saber si verdaderamente hay un problema y qué transtornos del sueño existen. En el capítulo 4 nos habla de lo que no se debe hacer y desmonta totalmente los métodos de adiestramiento (por ejemplo, lo de 'hacer un estivill') y habla sobre el uso de fármacos. 

Lo que más me ha gustado son las conclusiones sobre el qué podemos hacer para mejorar situaciones donde no hay transtornos importantes, en el capítulo 5:
- Aunque no hagamos nada, todo niño sano dormirá sin interrupciones algún día.
- La lactancia ayuda al niño a conseguir el sueño por la composición de la leche y por el efecto relajante de la succión. Y a la madre también la ayuda por la acción hormonal que provoca la lactancia. Recuerdo perfectamente aquellos meses cuando la peque mamaba de noche, lo rápido que nos volvíamos a dormir las dos.
- El colecho beneficia a madre e hijo.  Los despertares duran menos en ámbos casos y parece que ayuda al bebé a sincronizarse con la madre y a pasar de un estadio a otro del sueño con más facilidad. Eso si, se debe practicar colecho seguro.
- La actitud positiva y responsiva de los padres  hacia el niño crea una tranquilidad que le ayuda a abandonarse al sueño, es decir, a dormirse. Acunar, cantar nanas, o la simple presencia tranquilizan al niño y le ayudan a dormir. La peque hay días que necesita mucho contacto para dormir, necesita nanas y que la acunen y otros días cae redonda después del último biberón.
- Hay que ser realistas en cuanto a las horas que puede dormir un bebé, y en cuanto al número de despertares. Eso de que un bebé duerma de 9 de la noche a 8 de la mañana son casi 12h. Del tirón, hay muy poco bebés que lo hagan. Nuestra peque puede dormir de 10 de la noche a 6 de la madrugada. Me refiero a ahora, porque hemos pasado epocas que dormía sólo 3h horas del tirón. Ahora ya son 8h pero con despertares. Veremos que pasa en el futuro.
- También son frecuentes los despertares durante la noche y hay que ser realista sobre este aspecto y atender las necesidades del bebé. La peque a veces pide leche, pero otros despertares simplemente pide contacto y se vuelve a quedar frita con sólo tocarla. Pero yo calculo que debe tener unos 3 o 4 despertares.
- Hay que estar atentos en cuanto a las señales de sueño del bebé y no alargar el llevarlo a dormir cuando tiene sueño. Si lo hacemos, luego le costará más quedarse dormido.

Al final hay una guía para padres desesperados, donde permite evaluar, mediante una ficha como es el sueño de nuestro bebé, y explica las pautas  de forma detallada para mejorar estos aspectos, y conseguir tener noches más felices. Pero en ningún caso va a cambiar como es el sueño de nuestro bebé.

Mi amiga se leyó el libro de Estivill y está a punto de aplicarlo. A mi, que no me gusta dar consejos a otras madres a menos que me lo pidan, simplemente le expliqué que nosotros seguimos durmiendo juntos y que lo haremos hasta que la peque esté preparada para dormir sola. Y que no nos supone ningún problema grave, sino que lo disfrutamos. Si que la animé a consultar con su pediatra y con la comadrona, a ver que piensan sobre el asunto.  


martes, 2 de diciembre de 2014

Mamá se desahoga: Espero no volver a encontraros nunca

Voy a intentar escribir esto sin insultar a nadie. No sé si lo lograré. Igual me arrepiento de lo que me salga hoy, pero es que llevo mucho dolor dentro.


Tengo un capítulo oscuro reciente. No sé  en que fase estoy del duelo o de asumir lo que pasó en 2013. Me trataron mal, muy mal. Y como yo, hay mucha gente que aguanta y aguanta lo que no está escrito. No puedo sentir nada bueno ni positivo por esa gentuza que hay por ahí. 

En 2012 empecé a trabajar en una empresucha de estas que se las dan de 'tecnológicas', 'megaguay', 'vendemos lo que queremos a pesar de la crisis'. Cuando entré no lo podía creer. Un puesto de responsabilidad con buen sueldo, cerca de casa....gente que parece super amable, una empresa con perspectivas..hasta destina parte de sus beneficios a una ong que trabaja para ayudar a países del tercer mundo....vamos que no podía pedir más.

La sorpresa ya llegó el primer día, al conocer a mi jefe. Qué tío más asqueroso. En nuestra primera reunión recibió una llamada telefónica de su jefe (otro tío asqueroso), que se resume en gritos y en estampar el telefono contra la pared al colgar. Ya no había dudas, aquel sitio, detrás de un nombre bonito y un buen decorado no era más que una leonera. Y allí estuve, lidiando con leones durante casi un año.

El león número 1 se tiraba el día dándome órdenes absurdas, explicandome las cosas fatal, gritándome como si fuera sorda, y liándome con problemas que le tocaba resolver a él. León numero 1 es mezquino. Es mala gente. Si lo conoces fuera del terreno es todo un galán. Pero no deja de ser un maltratador, que se ensaña con aquellos que no claudican (no me refiero a que no trabajan, sino a aquellos que ponen en duda cosas o que trabajan mejor que él). León numeró 1 merece lo que tiene: no se soporta ni a si mismo.

Luego llegó León número 2. Es el jefe del León numero 1. Vamos, el super jefe. Cuando lo conoces parece un borja mari recién salido del ESAXXX. Y lo es. Pero tiene más apariencia de gatillo, buen rollo. Hasta que un día descubres a la loca que lleva dentro. Cuando algo no va por donde él quiere se lía a gritos y parece que esté pasando un huracán. León número 2 es mucho más mezquino que el número 1. Le gana de lejos, pero es más educadito. Más flanders.

Luego están las 2 hurracas. A estas no les voy a dedicar mucho tiempo porque, a pesar de que también son mezquinas, no son peligrosas. Sólo le colocan la guinda al asunto molestandote cuando pueden.

Por culpa de estos personajes caí en una depresión nerviosa en la que ni yo me reconocía. Temblaba y lloraba. No sé como era capaz de ir cada día al trabajar a aguantar tanto chaparrón, continuamente. Me llegué a creer que era una completa inútil y que el problema era yo. No sé como no me volví loca. Lloraba en el lavabo cuando no me veía nadie. A veces creía que me iba a caer al suelo.

Tengo la suerte de tener un hombre a mi lado que me hace aterrizar cuando las cosas se ponen feas. Fue él quien me hizo ver lo que pasaba y como estaba yo. Y yo cometí el error de aguantar aquello. Se me olvidó algo que es importante y que nunca hay que olvidar : el maltrato y el acoso NUNCA TIENEN JUSTIFICACIÓN.

Lo más triste fue que perdí a mi bebé y ahí se acabó todo. No volví a pisar esa empresa jamás. No me quejo, mi vida está bien. Sólo me pone triste ver que compañeros míos pueden estar mal por haber vivido lo mismo. 

Hace poco me enteré de que la indemnización que no me pagaron, porque no les salió del ra..., se la gastaron entre los socios para sus caprichos....menudos personajes. 500 euros que para ellos es lo que me gasto yo en sugus al año. Pues no me los dieron, no.

En su día no me atreví a denunciar a la empresa y a los leones. Claro, con qué pruebas?? Eso me dijo mi abogada, que es especialista en maltratato y acoso laboral. No tenía nada para probar lo que viví, ni una triste grabación. Tenía tal colapso que no fui capaz de hacer nada para cubrirme.

A estos personajes, les deseo lo peor para 2015. Hay gente que se lo gana a pulso, cada día de sus vidas. Nunca os perdonaré lo que pasó, nunca olvidaré que allí perdí a un angelito.





lunes, 1 de diciembre de 2014

¿Porteamos?

Porteo es uno de esos palabros que una suele desconocer hasta que se queda embarazada. 




De una forma u otra, todas porteamos. Llevamos a nuestro pequeñín en brazos. Es lo más natural del mundo en nuestra especie, a pesar de haberse inventado los carritos de bebé para dar descanso a nuestro cuerpo.

Pero en casa porteamos, aunque no lo hagamos por la calle, llevamos al bebé en brazos, jugamos con ellos, los dormimos, les damos el pecho, el biberón, la papilla, lo calmamos y mimamos... en brazos.

Cuando se trata de llevar al bebé por la calle en brazos ya son palabras mayores. Al principio, tenía miedo a que se me cayera, a mi o a mi pareja. O caernos nosotros con el bebé. Pero la idea de llevarla en brazos me encantaba. Así que antes de que naciera me compré un fular en la web de Crianza Natural. 

La peque nació muy chiquitina. Y perdió mucho peso, se quedo en 2,2 kg. Así que no me atrevía a portear, me daba miedo, tenía la sensación de que se me perdía en el fular. Esperé a llegar a los 3kg para empezar a llevarla en el fular, cosa que nos costó bastante, como dos meses.

Poco después de nacer me regalaron un Caboo Carrier, un fular con anillas. Y este es el que más he utilizado porque es muy fácil de colocar. Lo empecé a usar cuando la peque tenía unos tres meses. La utilizaba para poder hacer algo mientras tenía a la peque en brazos, porque sólo quería brazos. La utilizaba para dormirla y para ir a comprar cosas cerca de casa.

Más tarde mi chico quiso hacerse con una Babyjorn para utilizar sobre todo en vacaciones, y para portear él. Cuando la peque ya tenía 5 meses. La utilizamos mucho en vacaciones. Entre medio, he utilizado otras mochilas pero ninguna de ellas tan ergonómica como el Caboo.

En conclusión, mi experiencia es la siguiente:

- Fular Moby Wrap: es super ergonómico para un bebé pequeño. Pero hay que aprender a colocarlo y lleva su tiempo. Al tener el Caboo sólo lo coloqué una vez para comparar con el Caboo. Y me decidí por este último rápido. El precio ronda unos 50 euros.



- Caboo Carrier: es un fular que ya tiene la forma de la espalda cosida y tiene dos anillas para apretar y fijar el fular. Es super cómodo para la espalda de la madre porque tiene los tirantes cruzados en la zona baja de la espalda y reparte muy bien el peso. El bebé va con la pelvis colocada de forma ergonómica. Lo sigo utilizando y la peque ya tiene 8 meses. Cuando porteas con este fular, tienes la sensación de estar aún embarazada porque reparte bien el peso y te hace una barriguita. El precio creo que ronda unos 70-80 euros.





- Babyjorn: a los hombres les gusta más, no entiendo porqué. La compré tirada de precio en Segunda Mano. Tiene unos tirantes super cómodos para el porteador, reparte super bien el peso, y no lo centra en la parte alta de la espalda como otras mochilas que he probado. Pero el bebé va como 'colgado'. No va al 100 x 100 pegado a tu barriga y eso no es ergonómico para los bebés. Además hace que tu cuerpo se desestabilice hacia adelante al no llevar al bebé rodeandote la barriga.  El precio está en unos 130-150 euros.





Los precios son orientativos, es para hacerse una idea. Depende donde lo compres.

Por mi experiencia, lo mejor que he utilizado es el Caboo. El problema lo tengo ahora que la peque ya pesa 9 kg y el fular ya no la aguanta como antes. Quizá ha llegado el momento de hacer un pensamiento y pedirle a los reyes que nos traigan una mochila ergonómica, de la marca Boba o Manduca. Las he probado y me convence más la Manduca porque permite colocar los tirantes cruzados. En mi caso, por mi espalda, es mejor así. Estas mochilas permiten portear hasta los 20 kg. El problema...cuestan entre 110-130 euros. Ufffffff

Para que entendáis a que me refiero con mochila ergonómica para el bebé, me refiero a que respeta su fisiología. Esto se consigue con mochilas que respetan la curvatura natural de la espalda del bebé y la posición de ranita para sus piernas. Hay información interesante aquí:

http://www.kangura.com/la-mochila-ergonomica.html?sl=ES

http://mochilas-portabebes.es/que-es-una-mochila-portabebes-ergonomica/


Y vosotras, ¿qué experiencia tenéis?





jueves, 27 de noviembre de 2014

Bésame mucho

A las futuras mamás y a las mamás que como yo, andan algo perdidas, un gran libro para leer si os gusta la teoria del apego. 


Me lo he leído en 4 tardes. Me ha enganchado a tope. Me encanta la forma de escribir de Carlos González, y lo bien que argumenta todo. También me encanta como habla. Lo podéis ver en YouTube en muchos videos sobre conferencias. También me encantan esos toques de humor que tiene a veces desdramatizando situaciones que nos encontramos.



Yo soy una persona apegada. No a las cosas, sinó a las personas. Quizá mis padres tengan algo que ver en todo esto. Me criaron con mucho apego, mucha teta, colecho hasta los 4 años, mamá en casa cuidando de nosotros, muchos brazos, muchas canciones, cosquillas, cariñitos, hasta que fui bastante grande. A día de hoy siguen habiendo brazos, besitos, cariñitos. Y ya tengo 30 y tantos.

No he tenido problemas para salir del nido. Des de bien joven ya pensaba en salir de mi casa para ser independiente, pero no lo conseguí hasta los 24 años, me fui a Alemania a trabajar y no me dio miedo aunque echaba mucho de menos a mi familia. Al volver busqué un nido fuera de casa. Aunque ya era mayorcita, me fui de casa mucho antes de los 30. Así que supongo que tanto mimo, tanto exceso de mimos, no fueron negativos en ese aspecto.

Si he tenido problemas, he vuelto a casa de mis padres temporalmente. Cuando he estado muy enferma o cuando me separe o cuando nació la peque y necesitábamos ayuda para dejar espacio al papa de la peque para sus proyectos. 

He sabido siempre que podía volver y rápidamente he encontrado el momento para volver a irme. Sé que están ahí, mis padres lo han entendido siempre, tanto al volver como al irme. Són los mejores padres que se puede tener.

Por eso, he tenido claro que tipo de crianza quiero para mis hijos. Qué tipo de familia. Pues similar a lo que yo tuve. Una mamá entregada, muy cariñosa, dos papás que se quieren mucho, se respetan y se cuidan, un papá cariñoso y juguetón, protector y respetuoso.

Suena a cuento de hadas, no lo sé. Pero yo no aspiro a menos. He disfrutado mucho leyendo este libro, me ha animado a seguir a delante con mis ideas sobre la crianza, a pesar de oir muchas opiniones contrarias. Lo único que me pesa es no haber podido amamantar más tiempo a mi hija con el pecho. Por lo demás, estoy satisfecha.

Hay gente que está más preocupada por mi pérdida de 'independencia' al  dejar de trabajar que por el bienestar de mi hija. Yo no.




martes, 25 de noviembre de 2014

El mando a distancia

La peque tiene una fijación con el mando a distancia. Le encanta mirarlo, tocarlo, pasarselo de una mano a otra y morderlo.


Y lo que me flipa más es que creo que lo ha asociado con la tele. En casa poco ponemos la tele (total, para oir tonterías y desgracias...). Lo que si que vemos son series, un ratito por la tarde. No es un tema que me preocupe de momento, es muy pequeña. Pero a pesar del poco rato que la ponemos, creo que ya ha asociado mando y tele. Porque se fija mucho cuando cogemos el mando para cambiar de canal y mira para la tele. 

¡¡¡¡El mando, ese ser tan alucinante!!!!!



A mi no dejan de alucinarme estas tonterías. Porque yo la veo tan pequeñina que creo que no se entera de nada, pues va a ser que si.

Cuando ve el mando quiere cogerlo. Quiere que se lo demos. Normalmente, se lo dejo un ratito vigilandola y se entretiene un buen rato. Pero, aih madre como se lo quites. Se cabrea como una mona!!!! Cuando se lo dejo, es sin pilas. Y alucino cuando la veo toquetear el mando y mirar para la tele. ¿La querrá encender?¿?¿?¿

No me gusta dejarle el mando. Se me pasan cosas por la cabeza como por ejemplo: si se saldrá algún botón y se lo tragará, que si se hará daño al moderlo, que si lo acabará rompiendo....Pero lo que más me preocupa es que se haga daño.

He pensado comprar un mando de mentira para ella, para que lo trastee todo lo que quiera. Creo que alguna vez he visto mandos de tele de imitación, para jugar, sin electrónica ni nada. Pero ahora lo busco y lo único que encuentro son juguetes. Es decir, mandos para bebés que si llevan electrónica, hacen ruidos, etc. Yo creo que no necesitamos tanto como eso, simplemente un mando para toquetear....Pero no encuentro lo que busco.

Y vosotras, ¿tenéis alguna idea? 

viernes, 14 de noviembre de 2014

¿Zapatos para un bebé?

Los odio. Que cosa más aparatosa de poner, y qué rápido se los quitan.


En verano ni me planteaba ponerle zapatos a la peque. Porque hace una calor que te mueres y si hace fresco, con calcetines van sobraos. Pero llega el invierno y parece que llevarlos con calcetines da no se qué...aunque la lleves dentro del saco. La peque es un bicho, y no hace más que sacar las patas para afuera, me vuelve loca, jajajaja.

No me gustan los zapatos. Y me han regalado unos cuantos. Sobre todo si son muy ríjidos. Pienso que ella va incómoda y no para de sacarselos. No hay nada que hacer.

Pero el otro día paseando con mi suegra entramos en una tienda de la marca Name It. Me váis a perdonar, quizá todas la conocéis. Pero yo ni flowers. Es que apenas le he comprado ropa, tengo mucha ropita de segunda mano en buen estado, y ni me fijo en la marca.

Pero a mi suegra le encanta ir de tiendas y chafardear. Y en una tienda Name It vimos esto:

Totalmente flexibles y calentitas. Un híbrido entre calcetín y zapato. Abriga más que un calcetín. Pero sin esas gomas rígidas de los zapatos,  y difíciles de sacar para los bebés. Me fui sin comprarlas porque no quiero gastar dinero. Y en aquel momento aún no hacía frío como ahora por las tierras catalanas. 

Estos días me han vuelto a la cabeza porque me cosa llevarla sólo con calcetines. Y he buscado en internet esta imágen. Si no recuerdo mal rondan los 20e, quizá un poco menos. Y sólo hacen dos tallas. El caso es comprarlos un poco grandes, para aprovecharlos bien. A mi me han encantado, volveré a por ellos!!!!


jueves, 13 de noviembre de 2014

7 meses

¡Me la como! Le sonrío y me sonríe. Pasamos muchos más momentos mágicos de conexión. 


La miro y me mira. Le pongo caras raras y se parte. Hay más conexión. Me toca más, me estira más del pelo, me acaricia la cara, los brazos, observa todo lo que hago. 

Que cotilla es esta hija mía. Lo mira todo. Lo quiere tocar todo, lo observa, se lo pasa de una mano a otra, a la boca, lo tira al suelo y grita. ahhhhhhh, que me deja sorda. Se parte con cualquier payasada que hace papá o mamá. Está loca por nosotros y nosotros por ella.

No le gusta mucho que la toquen los de fuera. Si ve extraños, los mira raro, y según como le hablen, llora. Es muy sentida esta hija mía. La faena que hay para calmarla. Me dicen que debería sacarla más y que conozca más gente.......en fin, si comentarios hay para todo y de todos los tipos. Es un bebé, supongo que tienen fases, no? La pediatra me dijo que no me preocupara, que ya extraña, no tiene más importancia.

De peso va muy bien, y come que da gusto. Sobre todo la comida que le hago yo. La introducción de la alimentación complementaria ha sido muy fácil. De momento no hemos tenido ni sustos ni hay nada que no le guste. Tenemos otra novedad, y es que ya no quiere la teta. Nuestra lactancia ha durado 7 meses. Me da penita, pero ella decide. Por otra lado estoy contenta, porque al principio pensé que no llegaríamos ni a los tres meses. El caso es que le pongo la teta y le pega dos o tres chupetones y ya. Se despista, mira a otro lado, no le interesa....Así que tocó su fin.

Sigue haciendo croquetas. Y cuando se pone boca abajo ya quiere levantar el culete, como si quisiera gatear. Aún no se aguanta sola sentada, y yo no la quiero forzar. Según la pediatra, no se debe forzar nunca.

sábado, 8 de noviembre de 2014

¿Vale la pena comprar pañales caros?

Cuando tenemos un bebé pensamos en cada momento en darle lo mejor de lo mejor. Los pañales son un ejemplo de mi experiencia.


Cuando estaba embarazada, una de las últimas cosas que compré fueron los pañales. Y por supuesto, me fui a los Dodot Sensitive para recién nacidos. Pensé que la piel super delicada de mi bebé necesitaría la que yo creía que era la mejor marca.

No entraré a valorar si lo es o no. Eso requiere mucho tiempo y hay empresas que se dedican a hacerlo. Por ejemplo, un estudio que hizo la Oficina del Consumidor en 2012. Hay algo de información en el siguiente enlace:



Pero si que pienso opinar sobre el asunto. No tengo ni idea si para aquel entonces existían los Dodot Sensitive, o como yo los denomino: 'los pañales del demonio'. Te gastas un pastón para acabar teniendo más problemas. Hablo siempre des de mi experiencia, por supuesto.

Las primeras semanas de mi niña fueron siempre con los Sensitive. Mi suegra me traía una paquete cada semana. Estos pañales tienen como una especie de tejido 3D que absorve muchísimo. Realmente el bebé va seco. Al principio, que se hacen hasta 10 cambios de pañal al día porque hay muchas deposiciones, eso no es muy importante. Eso me parece a mi. Así que el tema de la super absorción no sé si es primordial. 

El caso es que el hecho de tener un tejido tan absorvente hacía que a mi peque se le pegara a la piel. Hubo un día que me costó muchísimo despegarlo. Pobrecilla.....como lloraba. Y pensé: nunca más.

Y por casualidad, hice caso del estudio de la OCU, que recomienda los Toujours de Lidl. Y perfectos. No he tenido ni un problema con la piel de la niña, escapes los justos, y con un tamaño y fijación ideal. Lo mejor: el precio, es muy competitivo. 

No he necesitado darle más vueltas: me quedo con TouJours.

Y vosotras: ¿habéis tenido problemas con los pañales?

viernes, 7 de noviembre de 2014

Mi experiencia con el masaje infantil

Me encanta, es un momento íntimo y tranquilo con la peque.


Lo primero que hago es decirle, Peque. cariño, vamos a hacer un masaje, te parece bien?. Jejejeje, no responde, pero sonríe.

Pongo música relajante. Yo utilizo la música que se pone en clases de yoga. Mantras, etc.

Tengo una manta de juegos y un gimnasio blandito. Pongo encima una toalla y, desnuda, la coloco encima. 

La temperatura debe ser ideal para tener al bebé desnudo. Debemos notar calorcillo porque ella está desnuda.

Y allá vamos.

Me hunto las manos con aceite de amendras. Y empiezo por las piernas, cada movimiento, despacito, uno por uno. Luego seguimos por el pecho, despues los brazos... Y si se deja, llegamos a la espalda y la cara.

El masaje infantil tiene muchos movimiento a hacer. No es nada complicado. Pero siempre debe ser bien aceptado por el bebé. La peque tiene  días que no quiere, y se queja. Así que hacemos poca cosa. Es igual, no importa. Lo importante son esos minutos en los que podemos hacer algo.

Hay otros días en los que está tranquila y se deja hacer de todo. 

La cuestión es que si un día, por ejemplo, se deja hacer las piernas, pues al día siguiente hacer brazos y pecho. Y al siguiente día, cara y espalda. Por poner el ejemplo. Lo importante es ir haciendo. No tiene que ser perfecto, simplemente placentero. Disfrutarlo.

Si no está el papá de la peque, lo hacemos nosotras dos. Si está, participamos los tres. Como sea, es un momento dulce, tierno e íntimo para disfrutar y experimentar.

Se habla mucho de los beneficios para los bebés. Publiqué una entrada sobre eso hace unos días http://esperandotepeque.blogspot.com.es/2014/10/masaje-infantil.html. Pero os confieso que para mi es terapéutico al cien por cien. 


jueves, 6 de noviembre de 2014

Perdida laboralmente: Y ... llegó el dilema

Si ayer a esta hora me dicen que iba a estar escribiendo esta entrada es que no lo creo: me han llamado para trabajar.


Pues resulta que tengo un buen amigo, alguien que realmente piensa en ti y te ayuda cuando lo necesitas. Fue ese amigo que me presento al Papa de la Peque. Vamos, como una especie de ángel de la guarda.

Estos días he estado dando vueltas al tema laboral. Me he cuestionado cosas importantes. He recordado el pasado, la última experiencia laboral. He analizado la situación actual en casa, nuestros recursos. Y he pensado en que me gustaria hacer. Y la respuesta es simple: yo quiero estar con mi peque más tiempo. No sé si es mamitis o que es, simplemente, la miro y sé que quiero criarla yo, al menos a corto plazo. 

Como ya os comenté, la situación en casa no es boyante. Mi chico tiene trabajo y gana un sueldo normal para poder vivir, eso si, renunciando a mucho. Renunciando a salir, a ir a restaurantes, cines, y otro ocio, a tener poca ropa, a vivir en un piso pequeñito, y siempre pensando en como reducir la factura de la compra, luz, etc.

No me quejo, no vivo mal. De hecho soy feliz. Me gusta demasiado esta fase de mi vida. Después de un último año laboral infernal, un embarazo muy complicado, y de unos primeros meses con la peque durillos (por el tema de la lactancia) por fin llevo un mes en el que estoy tranquila. Para mi es mucho, es todo.

Y lo mejor es que ahora empezaré a tratar la ansiedad y supongo que estaré mucho mejor. Pero justamente ahora me han llamado para trabajar. 

Cuando me llamó mi amigo para ofrecerme trabajo, casi lloro, de la emoción. Pensé en lo bueno que es conmigo y en como me valora. Realmente me considera buena profesional. Y su jefe también. (Ya nos conocíamos de trabajar juntos hace años). El caso es que me dio un subidón alucinante. Pero al colgar miré a mi pajarillo y me caí en picado.

En mi profesión, te pueden dar más o menos flexibilidad, e incluso una reducción de jornada. Pero el trabajo tiene que salir y hay timmings muy estrictos. Es lo que tiene trabajar en una consultoría por proyectos para terceros. El cliente manda y tu debes ajustarte al máximo. No hay flexibilidad. Por muy bien que me lo pongan yo conozco el berenjenal en el que me meto, lo he vivido muchos años y en diversos sitios. Así que soy muy consciente que si empiezo a trabajar ahí estoy renunciando a estar con mi Peque y tendré que meterla en una guardería porque ahora es mal momento para las abuelas.

Y no quiero. Esto debe haber sido una prueba para reafirmar mi decisión. No quiero. También porque tengo pendiente hacer el tratamiento y recuperarme de la ansiedad, que hasta ahora no he podido tratar. Por otro lado, tengo la gran suerte de tener un compañero de viaje que me apoya totalmente y que valora mucho mi papel como madre. 

Pero siempre queda esa pregunta de: '¿y si luego nadie me llama??? y si luego necesito realmente el trabajo y nadie me llama???'. Como siempre yo dándolo todo para ponerme en lo peor jajajajaj. Pero quizá la auténtica pregunta a hacerme seria:' ¿¿Realmente quiero estar ahí trabajando de eso?? 




domingo, 2 de noviembre de 2014

Mamá se desahoga: perdida laboralmente

Quiero estar con mi peque como mínimo hasta que cumpla un año...y la fecha se acerca.



Por varios motivos:

  • Porque pienso que siendo tan pequeñines tienen que estar con su mamá. Las bajas maternales en este país son la risa  y una vergüenza. El bebé no tiene ni 4 meses y ya se acaba el permiso de maternidad.
  • Porque laboralmente no me espera nadie. En mi último trabajo viví un auténtico infierno. Por suerte me echaron y he podido estar hasta ahora con una prestación de desempleo.
  • Porque me da la gana. Porque es lo que me apetece y porque he buscado la forma de poder hacerlo (me refiero a vivir con un sueldo y no con dos, renunciando a muchas cosas).

Despertarme por las mañanas y ver al lado la carita de mi peque no tiene precio, o notar como me despierta con su manita  o con una patada en las costillas. Estos meses soy feliz, soy demasiado feliz siendo sólo mamá.

Me dedico exclusivamente a mi hogar, a cuidar de mi niña y de mi chico. Que al pobre le toca echar muchas horas de trabajo. Y valoro muchísimo el poder estar en casa con mi peque, haciendo lo que hace una que sólo es mamá: dar leche, hacer papillas, limpiar, comprar, gestionar gastos, hacer la comida, etc.

Los días son todos muy parecidos, no tenemos grandes emociones. Bueno sí, el ver crecer a mi niña, ver esos pequeños y grandes cambios que va haciendo. Cuidarla, mimarla y jugar con ella es emocionante.

Pero ya casi llevamos 7 meses y el año se acerca. Mi problema es que dejé aparcada mi vida profesional en un momento de máximo desastre. La última empresa en la que estuve fue un infierno. Viví lo que es el acoso y el maltrato a nivel laboral. Lo pasé muy mal, fue un año terrible. Me despertaba por las mañanas temblando y me colapsaba antes de entrar al trabajo. Me colapsaba dentro del trabajo. Me mataba a hacer horas para hacer funcionar algo que es imposible que funcione bien. Porque esa empresa está gestionada (mal-gestionada) por trolls que no tienen ningún sentido de la humanidad. Aunque quieran aparentar que si lo tienen. Desarrollé un transtorno de ansiedad y perdí a mi primer bebé. Lo más triste que he vivido.



Así que como podréis imaginar, no me ilusiona buscar trabajo. ¡ Cómo me va a ilusionar volver a las trincheras! Más teniendo un angelito en casa.

Estoy perdida laboralmente, no sé ni por donde empezar. Tengo dos carreras y dos masters que no se si me van a servir para ser feliz. Sigo en tratamiento por la ansiedad, y estoy mejor. Pero me queda tratar la peor parte, la que se negaron a tratarme durante el embarazo por el estrés que suponía: superar lo que viví allí dentro. Estoy harta de oir cada día como se aprovechan de mis amigos, como los maltratan también, como los queman. 

Y no estoy muy optimista sobre lo que me encontraré ahí fuera. Bueno, además tienendo en cuenta lo mal que está el panorama ahí fuera. Que si no hay trabajo, que hay mucha precariedad. Mi mensaje es pesimista, lo sé.

Veremos como vamos avanzando estos meses y si soy capaz de encontrar algún sitio donde no quemarme.


domingo, 26 de octubre de 2014

¿Cuna, minicuna, cuna convertible, moisés, cuna nido, cuna de colecho?????

Ninguna de ellas. Mi cama. Después de 6 meses, la peque duerme con nosotros

Así es, y poco hemos podido hacer. No lo sabe mucha gente, porque me he cansado de comentarios imbéciles. Hace unos meses escribí una entrada, cuando estabámos dándole vueltas al como íbamos a dormir. El tema del sueño siempre me ha preocupado, mucho antes de que naciera.

La cuna sidecar sirvió durante un tiempo. Fueron unas dulces semanas en las que ella dormía del tirón en su cuna,y yo estaba feliz, y no me lo creía.

Pero a los 5 meses todo cambió, volvieron los despertares cada 3 o 4h. Y se despertaba aún más si no nos notaba muy cerca. Y es que la peque se duerme si tiene a papá o a mamá justo al lado. No necesita nada más, no necesita brazos ni que la muevan, sólo el brazo de papa o mama.

Así que tenemos un problema, porque en una cama de 1,35 dormimos los 3 muy justos. Vamos, que nos cuesta mucho dormir. Al final, el papá de la peque se iba al sofá porque sino, al día siguiente, no es persona. Y yo pasé un mes de septiembre horrible, iba zombie porque apenas dormía. Incluso me mareaba y había días que no podía no coger a la peque. Me asusté un poco y pedí a mi médico unas analíticas. Está todo bien, y se soluciona durmiendo.

El siguiente paso ha sido poner una cama en la habitación de la peque. Una cama de 2mx80cm, donde cabe un adulto. De manera que uno de los dos puede dormir ahí en caso de necesitarlo. El papá de la peque duerme en esa cama cuando tiene que trabajar al día siguiente. Y una noche a la semana la paso yo, así un día duermo del tirón. Y lo he notado de verdad. Soy otra. Dormir una noche del tirón te cambia la perspectiva, jajajaja.



De momento estamos así. No me planteo acostumbrar a la peque a dormir en su habitación. Me encanta dormir con ella y a sú papá también, aunque implique dormir separados (ya sabemos encontrar nuestros momentos románticos, no hay que preocuparse....que eso le preocupa a mucha gente y no es un problema). Nos encantaría dormir los 3 pero en nuestra cama actual es difícil. Si en navidad vemos que tenemos dinero suficiente compraremos una cama de 160 o más. Para pasar el invierno los 3 bien calentitos :).


sábado, 25 de octubre de 2014

El papá de la peque

Llevo mucho tiempo con ganas de escribir sobre el papá de la peque. Es un personaje curioso, podría estar hablando sobre él durante horas y horas, porque en estos 3 años que hace que nos conocemos me ha hecho descubrir grandes cosas.

Cuando le conocí los dos veníamos de dos historias negras con nuestros amores anteriores. Yo soy de mucho contar y siempre le he explicado mi pasado. Soy abierta en ese aspecto. Él es muy reservado y me ha contado cosas pero sé que hay mucho más. Lo sé porque intuyo el dolor que llevaba dentro y respeto que no haya querido ser un libro abierto como yo. Cada uno es como es.

Cuando le conocí supe que le iba a querer mucho. Fueron unos segundos raros en los que sentí que era mi futuro y también me noté incómoda. El motivo es que creía que no estaba preparado para vivir algo tan espectacular, vamos que me dio miedo.

Nos conocimos un sábado por la mañana, un día de mucho sol, en primavera. Un día de esos que todo brilla. No estabamos solos, y no tuvimos la oportunidad de hablar mucho. Pero recuerdo perfectamente su olor y su forma de mirarme. Fue una mañana que se hizo eterna porque viví intensamente cada segundo y cada gesto.

Cuando llegué a mi casa estaba enamorada, no podía pensar en nada más que no fuera ÉL. Sabía que era mi hombre. Y no veía el momento de volver a verle. Como es un chico listo y decidido, me contactó por internet. Y cada tarde hablábamos un poquito. De nuestras cosas. Me encantó como se preocupaba por mi y por que yo estuviera bien. Hablábamos pero no nos veíamos. Fueron días intensos y emocionantes porque él no decía nunca de quedar. Pero siempre me preguntaba que tal estaba.

Y yo me moría de ganas de que fuera el centro de mi vida, de decírselo todo y darselo todo. Sonreía por todo, el mundo era perfecto, yo era perfecta, él era perfecto, era FELIZ.

Y una tarde por fin, nos vimos. Quedamos en una ciudad con mar, una tarde de primavera de un domingo. Paseamos, hablamos, cenamos,.....y no pasó nada. Despacito.

Hasta que al final, un día se decidió y me cogió de la mano. Yo temblaba. Le besé en el brazo, me besó en un ojito, y .... zas!!! en los labios. Un escalofrío me recorrió la espalda. Y nos abrazamos, de esos abrazos que te fundes, como si fueramos uno. Supe lo que es amar.

El papá de la peque es dulce, es tierno, es paciente, es decidido, es curioso, nos cuida, es sensible, y nos respeta. Es el papá que estaba buscando para ser mamá des de hacía muchísimo tiempo.

Y aquí seguimos, tres años después con nuestra cachorrita. Ahora ya somos tres.

viernes, 24 de octubre de 2014

Una mamá luchadora

Eso me ha dicho hoy la enfermera de pediatría de la peque


Y me quedé tan pasmada que ni le di las gracias. Entré en la consulta para la revisión de los 6 meses y con ella estaba una joven del MIR de enfermería. Y me quedé de piedra. Así me presentó: 'mira, esta si que es una mamá luchadora'.




Para mi ha sido lo más bonito que me han dicho estos últimos meses. Y ni me lo he planteado porque no es algo que te plantees. Todas las mamás luchan, pero muy pocas veces te lo dicen. Y no caes en la cuenta. 

Me ha pasado por la cabeza todo lo que he sufrido desde que me quedé embarazada. Fue un embarazo largo, lleno de pruebas, de malestares, de disgustos, de intranquilidad, de miedo a la pérdida, más bien pánico. Y luego llegó mi princesa, antes de tiempo y con poco peso, y después del dulce momento del parto llegaron tres meses en los que apenas dormía porque la pequeña no crecía, por más pecho que yo le daba. Fueron meses de darlo todo hasta la extenuación. 

Pues como cualquier mamá. Pero muy pocas veces nos lo dicen. Chicas, valorad mucho lo que soys y lo que hacéis cada día. Somos auténticas guerreras trabajando cada día para dar lo mejor de nosotras.

Gracias Dolors!!!!


jueves, 23 de octubre de 2014

Mamá se desahoga: Todo el mundo sabe

Si algo he aprendido en estos meses es que es mejor no dar consejos a mamás, a menos que te lo pidan.


En estos últimos meses me he sobre saturado de consejos. Los dos primeros meses fueron un infierno, pero la cosa no mejora. Os cuento:

- Mi madre: se lleva el número 1 en el ranking. Se pasa el día diciéndome como debo cuidar a mi hija, y que debo hacer. Es cansina de verdad. Agradezco el cariño que me tiene, y lo que quiere a mi hija, infinitamente. Pero eso no quita que me sature. Los ratos que pasamos juntas no para de decirme qué debo hacer, como si yo fuera tonta, o no me pasara el día entero cuidando a mi hija. Hay veces que ya no puedo más y salto, es lo que hay.

- Mi suegra: cuando me ve, empieza la metralleta de preguntas. Una detrás de otra:¿¿¿ aún le das pecho, no le pones chupete, aún no le das fruta, aún no le das cereales, la llevas así de fresca, no tendrá frío, ha dormido, aún no la sientas, porque llora tanto al verme.....???? Ufffff....es que ya hay veces que ni le contesto. Porque es que se pasa un rato largo. Y el caso es que no se da cuenta. No lo pilla.

- Mi padre: se cree también un experto pero ha aflojado bastante. Aunque con el tema de la seguridad está pesado: os tenéis que casar, os tenéis que hacer un seguro de vida por si pasa algo, etc.

- Mis tías: fueron muy pesadas al principio, sobre todo con el tema de la alimentación y el pecho. Recuerdo que al final puse distancia y estuve como dos o tres meses sin verlas porque no quería que me dijeran nada de nada. Recuerdo que eran muyyyyy pesadas con el tema del agua. ¿Pero aún no le das agua????? 

- Mi suegro: fue cansino al principio pero lo pillo rápido. Un día le dije que me tenían harta con tanto consejo y dejó de dar la lata.

Ya la última es porque la niña llora cuando ve a desconocidos. Lo que se dice comunmente que 'extraña'. Me dicen que no es normal, y mi suegra insiste que es porque la peque está demasiado conmigo, y como no ve a nadie más por eso se asusta cuando les ve a ellos. 

Eso si, cuando ve a la peque le grita como si la niña estuviera sorda...yo también lloraría. Que es un bebé!!!!

Ale, ya me he desahogado!!!! Y también he aprendido que no voy a dar consejos, a menos que me los pidan. No hay verdades absolutas que funcionen con todos los críos, que cada uno críe como quiera.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Engorilados con la cuna de viaje

No he visto cosa más asquerosa de montar que la cuna de viaje

Habrán muchos tipos seguramente. No me he dedicado a investigar. La cuna no la compramos, sinó que me la dio una amiga porque tenía dos regaladas.

La cuna en cuestión es de la marca asalvobaby. El otro día la vi en Carrefour por 59 euros. (por cierto que luego tienes que comprar el colchón a parte, que vale unos 20 euros, porque eso que trae la cuna no es un colchón y no puedes dejar a tu bebé ahí tal cual). Os cuento mi experiencia con el bicho.

Durante el verano hemos ido de viaje a varios sitios, de vacaciones, de visita a familiares, etc. Pero la peque no quiere dormir sola, por tanto no la habíamos montado hasta estos últimos días en la playa. El caso es que la cuna se plega que es una pasada y para transportar es ideal: 



A la hora de montarla viene el lío. Más si uno es algo ''zopenco'' como nosotros. Si no tienes las instrucciones flipas, como en nuestro caso. Cada lateral de la cuna se dobla en dos mediante una articulación que tiene un sistema de bloqueo, un botón. El caso es que al abrirla no hay forma de que la articulación se bloquee y se quede cada lateral desplegado. Y la cuna se queda así:



Al final hemos buscado en San Google, porque mi chico ya estaba a punto de tirar la cuna por la ventana... y resulta que la mayoría de gente está igual...después de ver esto por fin me quedó claro.






martes, 14 de octubre de 2014

Las siestas de mi niña

Las que somos mamás ya lo sabemos: los bebés, en muchos casos, no duermen tanto como nos dicen





Ya lo he oído por ahí más de una vez. La primera vez fue a mi ginecóloga cuando le pregunte, al final de mi embarazo: 'hay días que no noto tanto a la peque...es normal?' Y su respuesta: 'si, claro, es como los bebés, que duermen mucho, por eso hay días que no notan tanto'



Y yo me fue con la idea de que los bebés duermen MUCHO. Pero cuál fue mi sorpresa con mi peque....que no dormía en todo el día!!! Sobre todo los primeros meses, sólo mamar y mamar y mamar...

Ha ido pasando el tiempo y es cierto que la pequeñina duerme más de día. Hace siestas, a veces de hasta dos o tres horas, que a mi me dan la vida. Porque durante el día, pasan las horas y no sé como hago, que no hago nada de nada.

Me levanto, la aseo, le doy de mamar, y luego biberón. Desayuno yo. Que si pongo una lavadora, y ... ?¿?¿?¿?¿ya són las 12h??¿?¿?¿
Hay días que pienso que pierdo la noción del tiempo, porque las mañanas se me hacen cortísimas y tengo la sensación de que no hago nada de provecho. Me refiero a que mi casa parece a veces una leonera. Y hoy, a la vuelta de vacaciones, no os digo como está mi alrededor.

Y me saturo. Pero queda la esperanza de la siesta, esta siesta que me da la vida, y que me deja fregar los platos y planchar o limpiar algo. Y que me permite seguir las asignaturas que estoy cursando a distancia sobre Psicología. 

Hay días que hasta escribo una entrada en el blog...como hoy. Y es que esto de ser mami a tiempo completo no es lo que yo esperaba. Es muy bonito, pero siempre pensé que tendría mucho más tiempo de hacer muchas cosas. Y realmente, un bebé demanda muchísimo. Quedarse en casa no es poco trabajo... Las mamás lo sabemos.


viernes, 10 de octubre de 2014

6 meses

Como crecen estos pequeñines. Ahora si que me pasa el tiempo volando. ¡Medio año!

Después de los primeros meses, que son muy duros, llevo un par de meses que se me han pasado volando. La peque ya tiene 6 meses y anda que no sabe nada ya...

Pesa 8,2 kg y la medida no la sé porque no tengo la revisión con la pediatra hasta el dia 27 de Octubre. Si, lo que oís,... es lo que tiene la seguridad social en este pais. No había fecha para antes.

Hasta ahora su alimentación se ha basado en leche, materna y artificial, y a partir de los 5,5 meses introdujimos una toma de cereales a la noche para ver si aguantaba más horas dormida. Os debo decir que no nos ha funcionado mucho, y que hay días que duerme del tirón hasta las 8 y otros que se despierta dos veces o más. Ni idea de porqué. Podría dar mil explicaciones, como hace mucha gente de mi entorno, pero sinceramente, cada día es diferente. Y es que la peque tenía una rutina muy marcada hasta los 5 meses aprox, y luego se fue al garete. Cada noche es un mundo, y le cuesta dormirse, a pesar de que colechamos.

Como no tengo hora hasta tan tarde he hablado con otra mami que estuvo conmigo en el hospital y que además hicimos juntas el taller de preparación al parto. Y me contó que podía empezar a introducir las frutas trituradas, eso si, una a una, para detectar si hay intolerancias. Y hemos comenzado por la pera chafada. Ufffff...no le gusta mucho, yo creo que es porque no está bien triturada, y como estamos en la playa, aquí no tengo batidora. Así que cuando vuelva a casa veremos si la come mejor triturada.

En cuanto a la lactancia, sigue mamando, y mama muy bien, pero enseguida se cansa y quiere biberón. Le doy pecho a la mañana, al medidio día y a la noche, que es cuando más receptiva está. Por lo menos aún mama algo. 

Y en cuanto a los avances de la pitufa:

- Quiere toda nuestra atención, cada día más, se entretiene poco sola.
- Ya hace palmitas, es muy graciosa, le cantas y hace palmitas.
- Si le dices chocala!! te acerca la palma de la mano.
- Coge muy bien cualquier objeto y lo inspecciona.
- Dice ''oa'' que supongo que es hola... si le dices hola te contesta ''oa'' jajajajaj
- Si le cantas hace como si quisiera bailar, mueve el cuerpecito
- Ha aprendido a hacer pedorretas con la boca y no para
- Hace la croqueta entera, y el gimnasio se nos ha quedado pequeño
- Se quiere levantar, pero solo consigue hacer abdominales, jejejeje. Si la ayudas con las manos se levanta bien.
- Aún no se sienta sola, y a mi no me gusta forzarla, así que la siento en pocas ocasiones. En el carro va normalmente tumbada. Por cierto que cansinos mis padres y mis suegros, todo el mundo la quiere sentar ya...pero porqué tanta prisa!!!???
- Se duerme una siesta de dos o tres horas que me da la vida.

Y ahí seguimos. Disfrutando un montón de ella, aunque debo reconocer que muchos días voy agotada. Sobre todo si no duermo. Fui al médico y me hicieron una analítica y salió todo normal. Al parecer el agotamiento físico es de no dormir.




jueves, 9 de octubre de 2014

A la playa!!!

Disfrutando de los últimos días de calor

Mis padres están disfrutando de unos días de vacaciones en la playa. Y lo bueno que tiene estar parada es que una tiene libertad (aunque poco dinero para hacer nada :(...

El caso es que nos han invitado y la peque y yo estamos disfrutando de unos días de sol que nos están viniendo genial. Después de tantos meses de malestares y de poco dormir, agradezco enormemente estar de vacaciones y disfrutar sin preocuparme por NADA.

Y he aprovechado para meter a la peque al mar. Me daba pánico meterla, pero al final, hablé con la pediatra me dijo que no pasa ná. Que se les puede meter al mar si no está muy frío. Por supuesto.

Y ya me teneis comprando a la peque los famosos paquetes bañador. Los compré en el Carrefour, no me compliqué mucho la vida porque tampoco sabía si los iba a usar mucho.

El primer baño fue con su papá, que estuvo con nosotros el fin de semana. Al principio la peque ponía cara de, pero esto que eh????? Empezamos metiendole los pies muy despacito. Luego las patitas, luego la barriguilla, los bracitos. Y hasta ahí. La cabeza no se la metimos, qué miedo!!!!

Y al final, se ponía a patalear en el agua como una loca, le encanta....Y más si quien la lleva es su papi (está enamorada de él, esto ya lo contaré en otra entrada).

En fin, os dejo, que la playa me espera y quedan pocos días para disfrutar!!!