viernes, 15 de abril de 2016

2 años

Gracias Peke por estos dos años tan intensos


Los días pasan y pasan muchas cosas. Si que es verdad que pasa rápido, pero lo que es realmente cierto es que estos dos primeros años de maternidad han sido muy muy intensos. Como mamá, aprendes cada dia. Tu hija, que crees conocer, va creciendo y cambiando. Lo que te servía ya no te sirve, pero buscas nuevas soluciones y las acabas encontrando.

Nuestra peque ha crecido física, mental y emocionalmente. Ya mide 92cm, es una chica alta, y de peso esta en 12,5 kg. Vamos muy bien en cuanto a su desarrollo físico. Pero con dos años, el tema peso y talla pierde fuerza y le das más importancia al desarrollo cognitivo y emocional. Sobre todo si la niña crece bien. Entiendo que si tuviera problemas de talla, pues estaria tan preocupada como al principio.

Os cuento cosas de la personalidad de nuestra peke:
- Le gusta cantar y bailar. No sé a quien habrá salido. A su padre seguro que no. A mi si que me gusta más cantar y silvar, y bailar, pero no como a ella. Se pasa el dia cantando y haciéndome cantar todo su repertorio. Se sabe unas 8 canciones, las repite y las mezcla. Y  de paso se hecha unos bailes.
- Es preciosa, simplemente preciosa. Vamos que voy a decir yo....
- Come bien, pero ya no tan bien como comía. Come menos cantidad y se me ha vuelto más selectiva. La verdura le cuesta más. Con la fruta pasa lo mismo. Al principio recuerdo que le encantaba la verdura cocida, sin triturar. Ahora la prefiere triturada o chafada. La carne y el pescado le encanta. Con las sopas, pastas, arroces y cereales genial. 
- Intento no darle azúcar. Cuando digo azúcar me refiero a todo aquello que lo lleva también oculto, como yogures de sabores, panes elaborados con azúcar, embutidos con azúcar (que se lo hechan hasta al jamón salado...). Como yo estoy a dieta, miro mucho el tema azúcar y compro muy poco envasado. Las salsas las hago yo y sólo le doy platos cocinados en casa, excepto cuando salimos, que ahí hay barra libre. Por supuesto, en los cumples disfruta de las tartas y dulces como cualquiera.
- Entiende muchas cosas que creía que no. Me sorprende soltándome una frase sobre gente que creo que no conoce o que no ve habitualmente. Ejemplo: mis tías me caen mal. Un día le suelto: 'Peke, hoy vamos a casa de las tías'. Su respuesta: 'mama no guta'. Así que con mucho ojito lo que decimos delante de la peke.
- Se ha vuelto más tímida. Cuando ve a alguien que no conoce les gira la cara, tal cual. No quiere historias con cualquiera.
- Expresa sus preferencias. Cuando algo no le gusta lo dice y se queda tan ancha. Una tarde fuimos a un taller de música para bebés. Pensé que era una buena elección porque le encanta la música. Las profes empezaron a cantar y al finalizar la primera canción se pone en pie y dice 'no guta' y se fue para afuera a jugar, que eso era muchos más interesante....
- Esta loca por la luna. Cuando salimos de casa no para de buscarla. Yo le explico que la luna sale de noche, y me dice: 'depe surtira (después saldrá)'. Y cuando la encuentra, grita: 'ahhhhh llluuuuunnnnnaaaaa'.
- Duerme bastante bien, pero acompañada. Nada de dormir sola, ni hablar. Eso si, tenemos suerte y por lo general en 5 minutos está frita. A veces se despierta llorando a media noche, imagino que són los famosos terrores nocturnos. Cuesta mucho consolarla pero al final se acaba durmiendo.
- Ya no quiere trona. Ya es grande y es capaz de subir a la silla y sentarse sola.
- Se comunica mucho, y muchas veces la entiendo pero muchas otras veces es como si hablara en chino. Suelta una frase laaaarga en la cual no pillo ni una palabra. Le digo que me lo repita pero al final se cansa y se va a por otra cosa. 
- Tiene bastantes rabietas. Por cualquier cosa insignificante (para mi...porque para ella debe ser muy importante), se tira al suelo a patalear. Una rabieta puede durar una hora, se encabezona y no hay forma de hacerla cambiar de opinión. Es un tema que estoy aprendiendo a gestionar porque hasta ahora tenía momentos malos pero no tan malos. A veces se hace hasta daño, se tira al suelo o se da algun cabezazo contra la pared. A veces me da manotazos. Soy consciente de que es una etapa más de su desarrollo pero una etapa difícil. Intento poner límites asumibles, creo que los tengo bastante claros, y evitar situaciones desencadenantes de rabietas, pero siempre hay sorpresas y momentos que me pilla en blanco. Si voy a algun sitio que creo que la va a liar, pues no la llevo. Me ha costado tomar esa decisión, porque me gusta llevarla conmigo pero he aprendido que no vale la pena estresarse.
- Empieza a colaborar con cosas. Intento darle pequeñas responsabilidades y ella lo ve como un juego. Un ejemplo es cuando voy a tender la ropa. Le digo:'Peke, me ayudas a tender la ropa?'. Ella viene corriedo diciendo 'Ayuda mama'. Y dentro de sus posibilidades me da ropa para que la tienda. Recoge cosas que se me caen, barre a su manera y si me ve limpiar el polvo quiere un trapito para hacerlo ella también. Es curioso como los niños extrapolan el juego a cualquier cosa.
- Es más cariñosa, y empieza a dar besitos. Muchas veces viene corriendo y me abraza y me dice: 'atimuuuu a mamaaaaa, aiaiaiaiai'. En esos momentos creo que no se le puede pedir más a la vida.



lunes, 4 de enero de 2016

Mis propósitos para 2016

Veamos que le vamos a pedir al 2016

Hace un año escribí una entrada similar proponiéndome cosas para el 2015. Algunas se han cumplido, prácticamente. Mi trastorno de ansiedad y depresión están prácticamente superados aunque esto ha sido a final de año. He dejado la medicación y he encontrado ayuda profesional de verdad. Creo que he podido disfrutar mucho más de la Peque, aunque he tenido momentos terribles y soy muy consciente de lo mal que he estado.

2015 ha sido un año triste y difícil. He perdido a personas queridas que nos han dejado de repente y el impacto ha sido terrible. He tenido que enfrentarme a recuerdos muy tristes de mi pasado lejano y próximo, que ahora han salido a la superficie. He tenido que entender mi enfermedad  y he tenido que hacer frente a un tratamiento farmacólogico que no ha sido nada llevadero. Mi salud ha ido a peor, y cada vez se presentaban síntomas nuevos que me decían que mi cuerpo está mal. Económicamente la cosa no anda muy fina. Me he encontrado muy mal y me he sentido muy mala madre. Mis relaciones personales no andan en su máximo explendor...me refiero a algunos amigos que ya no pintan nada en mi vida.

Y aún así, ha tenido cosas muy buenas. Mi niña crece fuerte, sana y feliz y cada día las dos aprendemos cosas nuevas. Mi chico ha estado ahí, dándolo todo para verme mejor. Mis padres, mi hermano y mis suegros nos ayudan mucho. 

He empezado a estudiar algo que realmente me gusta y me motiva. Esto me ha dado mucha energía positiva, una nueva ilusión, un proyecto de vida de acorde con lo que soy. He vuelto a hacer deporte, y esto me ha permitido descargar mucha rabia que llevaba dentro. Y he aprendido mucho sobre la ansiedad y sobre como superar los trastornos asociados. He conocido un gran médico que me está ayudando de verdad, a una psicóloga que me dio las pistas para solucionar mis problemas y para descubrir quién soy, y a una nutrióloga que ha dado en el clavo, enseñándome a alimentarme de verdad para tener la energía que necesito. 

Ahora puedo decir que ya no tomo nada (medicamentos antidepresivos, ansiolíticos). Y que lo que me pasa, me pasa y lo enfrento con los recursos que tengo. Que es difícil pero no imposible y que aun tengo mucho que mejorar pero que estoy en el camino adecuado.

Y después de la parrafada, ahí van mis objetivos para 2016:
- Acabar de curarme del todo. Ganar fuerza y salud a nivel físico y mental.
- Disfrutar a tope de la Peque.
- Continuar con mis estudios y disfrutarlos.
- Experimentar, disfrutar de mis hobbies.
- Ser más consciente del ahora y dejar el pasado en el pasado y el futuro en el futuro.

- Y por qué no: ser de nuevo mamá!!!!


viernes, 16 de octubre de 2015

18 meses

Mi peque es cada vez más niña y menos bebé


Estamos en un momento precioso. La Peque es un auténtico bombón que dan ganas de comerse a besos. Y es que nuestra pitufa crece y cada dia nos sorprende con algun avance, y los hay muy dulces y graciosos. Os cuento:

- Empezó a caminar a los 16 meses. Eso si, al empezar a caminar iba bastante segura y por suerte, hemos tenido pocas caídas fuertes.
- En un mes, ya la teníamos corriendo y bailando. Ha cogido rápidamente confianza y le encanta poder desplazarse de pie. Por supuesto, el gateo fue desapareciendo progresivamente. Las escaleras, al principio las subía gateando, ahora ya hay veces que se atreve a caminar sobre algun escalón.
- Se comunica mucho más. Dice mucho que si con la cabeza cuando le preguntas cosas. Dice más palabras y sobre todo repite las que le dices o le hacen gracia. 
- Sabe ejecutar órdenes. A veces le digo 'llévale esto a papá'...y si, lo entiende y lo hace. También lleva el pañal a la basura cuando acabamos de cambiarlo. Sabe que se tiene que lavar las manos antes de comer y te pide que le pongas los zapatos cuando se los quita.
- Expresa más el cariño. A veces se acerca y te da un abrazo. Esos són momentos super tiernos en los que me muero de amor por ella. Lo que aún no sabe es dar besitos.
- Come muy bien, y prácticamente sola, a veces con ayuda. Le gusta comer sola y se suele enfadar si intentas darle para ir más rápido. Todo lo que nosotros comemos, lo quiere probar. Se toma hasta mis infusiones de tomillo, que ...buenas no están....
- Se entretiene un poquito más sola, pero le dura poco. Quiere que estén por ella, y si no podemos jugar pues le gusta ver lo que hacemos y estar con nosotros.
- Le encanta el parque y la arena. Se pasa horas cogiendo la tierra y metiéndola en el cubo.
- Le gusta jugar con otros niños y llama su atención. También le gustan los bebés. Cuando ve uno grita 'beeeeebeeeeeeeee'. Lo mismo le pasa con los perritos y otros animalillos.
- Está loca por sus abuelos, no para de reclamarlos todo el dia. En cambio, de mami no se acuerda mucho......cuando la dejo con los abuelos me mira y me dice adiós con la mano sonriendo. Vamos que si están los abuelos, mami da igual.
- Cuando reímos nos imita y se parte, aunque no sepa de que va la broma....
- Seguimos durmiendo juntas pero en otra habitación, la habitacion de la peque, ya que mi chico necesita dormir del tirón. Madruga mucho y trabaja conduciendo....no es plan de ir dormido. Hemos instalado la cuna y una cama que ya había. La peque duerme en la cuna pegada a la cama y se ha adaptado bien....mientras esté mami o papi, se duerme sin mucha ayuda adicional. Las siestas son otra historia y muchos días no las hace. Esos días está insoportable, pero no hay forma de que se duerma.
- Ha estado malita una semana, con un resfriado brutal. Yo también lo sufrí. 

En resumen, este momento es genial. Quizá porque nos entendemos más y porque se ven los cambios cada dia. También por poder jugar más y porque nos entendemos mejor. 

Últimamente me cuesta dedicar tiempo al blog. Me dedico a otros proyectos y también estoy concentrada en mi recuperación, así que poco me queda para otras actividades. Mis días, los hay buenos y malos. A veces creo que me he estancado, pero no me quiero desaminar. Mi objetivo es estar bien en verano, ... a ver si lo consigo!

sábado, 13 de junio de 2015

14 meses

14 meses!!!!!


Cuando dicen que el tiempo pasa rápido, es porque las cosas van bien. He tenido meses en los que el tiempo pasaba leeeentooooo, las cosas iban despacio y no mejoraban. Pero ahora empieza a ir todo más rápido, y creo que es muy buena señal.

Antes que nada deciros que me encuentro fenomenal. Que llevo una semana en la que ya no tengo ni un mareo, ni un dolor de estómago, ni un dolor de espalda(me refiero a esos dolores que parece que te estén pinchando con una aguja, porque lo de cargar con una niña de 11 kg cada dia da dolor de espalda a cualquiera...), ni un dolor de cabeza, ni ganas de llorar, y sin fatiga. Lo que se diria sentirse bien. Es así como me siento por fin. Milagro? O será que la medicación funciona realmente? Os hablaré sobre esto en otra entrada, porque hoy toca hablar de la Peque.

La Peque es una bebé muy curiosa y observadora. Le encanta coger objectos pequeños, mirarlos, y meterlos en agujeros, y donde le pilla. También es observadora con la gente. Si no te conoce, te mira de arriba abajo, te observa, te clava los ojos, y si no le gustas llora como si la fueran a matar. En fin, que la niña nos ha salido muy sensible. También se fija mucho en como hacemos las cosas, me mira cuando limpio, cuando estoy en el portátil, cuando cocino, cuando plancho, se fija en todo. Es una niña cuidadosa con las cosas, las coge como si se fueran a romper, menos cuando se cabrea, y entonces le sale el espíritu destructor....y arrasa.

En cuanto al movimiento, va a su ritmo. Gatea muy rápido y le encanta gatear y que la persigan, o perseguirnos. Parece un perrillo.... Pero no le gusta nada que la pongan a andar, como si eso no fuera con ella. Si la pones de pie, fuerza para sentarse, no quiere y ya. En cambio, si la dejas, se apoya y se ponde de pie. Pero esto es des de hace una semana. Así que creo que tardará en andar.

Le sigue gustando bailar, de hecho cuando se pone de pie baila, lo que puede claro. Y sentada tiene mucho ritmo. También canta aaaa aaaaa aaaaa aaaaaa.
Hace palmitas y coge a sus muñecos y les hace hacer palmitas. También le encanta hacer palmitas con los pies.

Es cariñosa, sobre todo con su padre. Conmigo menos, me tiene muy vista. De noche, en la cama, siempre se va para el lado de su padre, le encanta dormirse encima de su brazo y a mi me aporrea con las piernas.....Dormimos muy bien. Alguna noche se despierta a tomar leche y se vuelve a dormir. Las siestas no son lo suyo, aunque hemos mejorado. Hay días que puede dormir hasta dos horas de siesta, y otros días que simplemente no quiere, tiene cosas más interesantes que hacer. Ayer fue terrible....no nos dio descanso.

Con la comida, no tenemos queja. Come mucha verdura y fruta, pero lo que más le gusta es la carne y el pescado. Y los palitos de pan le encantan. La sopa de fideos, de carne o pescado, también le encanta. Come mucho al medio dia y a la noche. Pero los desayunos, quiere leche y poco sólido, y las meriendas más o menos igual. Le damos leche y fruta. 

Si la dejamos, come sóla, pero se pone de comida de la cabeza a los pies. Así que la ayudamos. Si no la dejamos comer sola se enfada y mucho. Lo único que si me deja darle es la sopa.....

Es muy gracioso verla cuando mi chico y yo nos abrazamos. Se nos queda mirando y pone una risita de pilla. Y a continuación viene corriendo para que la achuchemos a ella también....¡¡¡¡Hombre!!!! que ella también quiere!!! Y se planta bien en medio de los dos, no vaya a ser que nos olvidemos de ella.


viernes, 15 de mayo de 2015

Sorteo para celebrar el Tercer Aniversario de Ser Educadora Hoy!!!!

Ser educadora hoy está de aniversario!!!! Y para celebrarlo hay sorteo de productos de Dideco



Que gran idea ha tenido nuestra Ser Educadora. Los juguetes que sortea  me encantan, y ya me he apuntado al sorteo. Os animo a apuntaros!!! Lo podéis hacer en la web de su blog:



http://sereducadorashoy.blogspot.com.es/2015/05/3-aniversario-cumpleblog-con-sorteo.html



sábado, 9 de mayo de 2015

El dilema de la leche a partir del año

Leche materna, leche artificial, leche de continuación, leche de crecimiento, leche normal, leche de vaca, leche de cabra...


Hago una entrada cortita para explicaros este tema, al que hace tiempo que doy vueltas. Si pudiera dar teta, ni me lo plantearía, pero claro, llevamos des de los 8 meses sin lactancia materna porque la peque empezó a rechazar el pecho.

Siguiendo los consejos de nuestra pediatra, le hemos dado leche de fórmula NAN 1, es decir, la que se da hasta los 6 meses. El motivo es porque está mejor maternizada que la leche de continuación, es decir, que tiene menos proteinas y carga menos el sistema digestivo del bebé. 

En nuestra visita del año, la pediatra nos dijo que ya podíamos dar leche normal. 'NORMAL??¿¿?'. Le pregunté que quería decir normal, y me dijo que leche entera de vaca. Entonces yo le pregunté por todas esas leches de continuación, crecimiento, por ejemplo, la NAN 2, 3, 4 etc etc. O de otras marcas, por supuesto. 

Su respuesta fue que hoy en día existen muchas leches con formulaciones muy seguras, que cumplen muchas normativas. Por tanto, que si queremos darle leches adaptadas, adelante. El caso es que nos aconsejo seguir con la NAN 2 hasta los 18 meses. Porque, a pesar de que el sistema digestivo del bebé ya está preparado para la leche 'normal', le facilitamos el trabajo si le damos una leche menos cargada de proteïnas. 

Después de los 18 meses, si queremos, lo más natural es darle una leche fresca de vaca, lo menos procesada posible. Para entonces, el sistema digestivo del bebé podrá consumirla sin ningún problema, y mejor que ahora. 

Nos insisitió en que todas las  leches son buenas, que todas cumplen normativas, y que són seguras. Pero que lo más natural es la leche fresca, la que venden en las neveras de los supermercados. Estas leches sufren un procesos de pasteurización mucho menos agresivo y contienen muchos más nutrientes. 

Así que, hasta los 18 meses le daremos NAN 2, y a partir de ahí, leche fresca y a poder ser km0, de vacas que comen hierba en el campo o forraje cuando no hay hierba, en un ambiente lo más natural posible.

He probado esta y esta buenísima. Me he informado, y tienen una granja donde respetan bastante a los animalitos. No le quitan nada a la leche, simplemente la pasteurizan durante 20 segundos y listos. Una botella de 1,5l cuesta unos 1,50e. Sin estabilizantes ni aditivos. Y los yogures están brutales.......




http://www.granjaarmengol.com/esp/

Y vosotras, ¿qué leches dáis a vuestros bebés?



domingo, 3 de mayo de 2015

Los transtornos de ansiedad y la maternidad

La ansiedad es una enfermedad terrorífica. No son nervios, no es estrés, es una enfermedad.



Y como tal, te sientes muy enferma. Te sientes totalmente agotada, no duermes bien, pocas horas, y con pensamientos que te asaltan. Notas un mareo constante, como si fueras en un barco. A veces la visión se te nubla, o de repente crees que te vas a desplomar al suelo sin más. Sientes que no eres tú, que no tienes la fuerza que tenías antes, que todo te supera, que cualquier cosa de exalta. Piensas constantemente que va a pasar algo malo, vives con el miedo en el cuerpo. Piensa que se te va a ir la cabeza, te cuesta respirar, a veces el corazón se te acelera. Tienes náuseas, el estómago revuelto. Quieres hacer vida normal, porque no acabas de creer que sea una enfermedad. Pero no tienes fuerzas. Y todo el mundo, hasta tu médico, cree que estás agobiada por la maternidad....y tu te lo crees, hasta que ya no puedes más.



He pasado unos meses horribles. He estado muy mal. Había veces que me tumbaba en el suelo mientras mi niña jugaba, mirándola, y me concentraba sólo en vigilarla, porque poco más podía hacer. 

Debo decir, que a pesar de todo, nunca he desatendido a mi hija. Siempre me han quedado unas poquitas fuerzas para atenderla, pero no para disfrutarla. Salía a pasear dos veces al día porque se que es bueno para ella, aunque a veces me costaba la vida empujar el carro. Muchas veces me he mareado y he tenido que parar y respirar. 

Explico esto porque sé que seguro que hay muchas madres primerizas que se encuentran con ansiedad o depresión. Estas dos enfermedades son terribles, te anulan. Lo bueno del asunto es que todo esto tiene solución: PEDIR AYUDA.

Lo primero que hay que hacer es ir al médico de cabecera. Es muy importante explicar al médico todos lo síntomas y que se siente. El médico, según los síntomas que tengamos, nos hará ciertas pruebas: análisis de sangre completo, electrocardiograma y palpación de las tiroides. A veces una enfermedad de tiroides puede producir ansiedad.

Si todo esto es negativo, nos explicará el tratamiento. Normalmente, nos darán ansiolíticos durante unos días, si la ansiedad no és muy paralizante. Si se trata de un transtorno de ansiedad que persiste, como primera opción nos darán antidepresivos. Y ahí llega el dilema: ¿DEBO MEDICARME?

No hay respuesta correcta, y más en el punto que estamos. Mi consejo: VISITA A UN PSIQUIATRA. Págalo. La seguridad social está fatal, darás muchas vueltas y gastarás mucha energía, a menos que te caiga un buen médico. En la SS, a menos que quieras tirarte por un puente, no te va a visitar un psiquiatra (hablo de donde yo vivo, por supuesto). Estos transtornos los trata un médico de cabecera, que puede estar preparado , o no, para diagnosticar el problema y poner solución. En mi caso, mi médico de cabecera es un petardo. Es muy penoso, pero es así. Los enfermos mentales estamos siendo tratados por personas que no estan preparadas.

A partir de aquí, el tema se complica, porque debes elegir un psiquiatra, y la mayoria de veces no sabemos cual es el que nos va a ir bien a nosotros. Digo esto, porque para curar estas enfermedades es fundamental establecer una relación de confianza auténtica con el médico. Al menos, bajo mi punto de vista de enferma. Así que, posiblemente iremos a un psiquiatra privado cualquiera, que en la primera visita nos puede sablar 150 euros, tranquilamente. TRANQUILIDAD, no pasa nada. Si este psiquiatra no nos convence, vale la pena ir a otros hasta encontrar aquel que nos genere confianza. Algo que vale la pena hacer es buscar en internet y mirar que psiquiatras estan mejor valorados, yo lo hice. 

El psiquiatra nos evaluará, nos hará muchas preguntas. Muchas, cuantas más mejor. Y seguramente en la primera visita saldremos muy desorientados, pero con pautas y sabiendo que es lo que nos pasa, y porque nos pasa. O al menos teniendo una idea. Para mi fue fundamental entender mi enfermedad para empezar el tratamiento. 

El tratamiento suele consistir en una combinacion de fármacos, psicoterapia y cambios en la alimentación y otros hábitos. Los fármacos para tratar la ansiedad, sobre todo los antidepresivos, tienen efectos secundarios, són durillos y la adapación es lenta. Se puede tardar hasta dos meses en empezar a sentir mejoría, y este hecho nos quita confianza sobre el tratamiento. Estamos acostumbrados a tomar un ibuprofeno y ver que nuestro dolor baja, pero con la ansiedad no es así. Así que es importante que al inicio tengamos confianza en el médico y que la medicación sea lo más llevadera posible. Al principio, seguramente nos darán también ansiolíticos para manejar la ansiedad, ya que el antidepresivo tarda en actuar. Y si tenemos dudas, es importante poder contactar con el médico para quitarnos miedos y saber cuando algo va mal, o simplemente es normal. 

Al pasar los días y semanas , puede ser que no notemos mejoría. TRANQUILIDAD.  Volvemos a nuestra psiquiatra y se lo explicamos. A veces las dosis que nos dan son demasiado flojas, o el medicamento no es adecuado para nosotros. El camino es duro y largo. 

A veces hay regresiones en el tratamiento. Hay veces que crees estar mejor, y luego vienen unos días terribles. Al principio esto es normal. La recuperación no es acumulativa, a veces iremos para atrás.

Cuando nos hemos estabilizado, entonces es el momento de empezar a activarse. Deberemos ir a psicoterapia, y hacer cambios en los hábitos de nuestra vida. Es importante hacer una alimentación adequada, hacer ejercicio regularmente, hacer actividades de relajación  y acudir a psicoterapia. Un buen psiquiatra no nos dará sólo una medicación, nos dará pautas claras sobre hábitos para salir de la enfermedad, ejercicios para dormir mejor, ejercicios y actividades para relajarnos y una dieta coherente con nuestra enfermedad. Y sobre todo, nos dará una perspectiva en positivo para superar la ansiedad.

No sirve de nada dejarlo, sólo se sale afrontándolo. La ansiedad no son nervios pasajeros, es una enfermedad mental. A mi me explicaron que surge por un déficit de un pneurotransmisor llamado serotonina. El cómo funciona esta enfermedad es difícil de explicar para mi, quien mejor lo puede explicar es un médico. 





Hoy es el primer dia que siento que vuelvo a ser yo.